lunes, 26 de enero de 2015

POEMA SOBRE LA LIBERTAD DEL POETA

bajo el influjo del hiperrealismo de la carne de esa que nos hace humanos
del saberse más o menos mortal según el día y la hora
llego a una conclusión que es un secreto a voces
pero al final del proceso se me olvida
y vuelvo a tocar el cuerpo que me posee el mío o sea
y posicionando la mirada que lo ve contra la mente que lo observa
en un bucle parece que infinito por que el infinito como tal no lo es sólo lo parece
el hecho perecedero de la carne se hace palabra
colándose por la grieta
como un gusano hábil
pez ultraoxigenado
bípedo convencido
espiritual por conveniencia
poeta por amor a sí mismo
y lo demás es puro teatro
aceptando las normas de los macho-hembra alfa
anhelando ser el que más
hiperrealista
espiralófilo
y alguna palabra más que se me olvidó también
dentro del armario polillero del que salgo de vez en cuando
arrastrando una percha y luciendo chanclas de comunión
declamar en formato microelectrónico
tomándome un colacao fresquito fresquito

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada